Blog de mmusuymartinez

MUESTRA 1

La primera muestra que seleccioné es una actividad individual que hice en la asignatura de Metodología de ELE . Esta actividad consistía en el análisis de un video de una profesora mientras estaba haciendo clase. Para esta actividad, teníamos un esquema con distintos parámetros que teníamos que tener en cuenta para la observación de la clase.


ACTIVIDAD 2

En el vídeo vemos una clase compuesta por cinco alumnos de distintas nacionalidades, sentados en semicírculo mirando en dirección a la pizarra. La profesora entra en clase con unas gafas que le servirán para introducir el tema: los años sesenta. La clase está dividida en dos partes: una actividad grupal y una individual. La primera parte de la clase es una actividad grupal que consiste en una lluvia de ideas sobre términos que les recuerde a los años sesenta. La segunda parte, es la escucha de una canción sobre los años sesenta en la que individualmente tienen que clasificar los términos que van escuchando, cuando se acaba la canción comparan sus respuestas con su compañero, y finalmente leen la transcripción de la canción para acabar encontrar todo el vocabulario que hay en la canción sobre los años sesenta.

Para empezar a introducir el vocabulario de los años sesenta, la profesora escoge una actividad de grupo abierto en la que los alumnos van diciendo qué les sugiere los años sesenta. Como hemos visto en el tema 2, para la enseñanza en clase abierta es muy importante mantener el contacto visual con los alumnos. En la situación del video, es fácil, ya que se trata de un grupo muy pequeño. La profesora está situada delante de ellos, sin casi girar la cabeza los ve a todos, además, no hay más de un nivel, ya que todos están en la misma fila. Cuando los alumnos dan una respuesta los mira directamente, dando a entender que hay una escucha activa a través de su mirada, sus gestos y palabras como “casi”, “un poquito antes” y que además sirven para dar pistas sobre la respuesta que ella está buscando (Novillo: 8). Solamente hay un momento (2:36), en que no deja acabar de hablar a un alumno y hablan los dos a la vez. Esta situación podría ser debida a que la profesora no deja un tiempo de espera suficiente para que los alumnos les dé tiempo a pensar bien qué decir (Novillo: 5).

Su posición en el aula no varía, en general, en toda la clase. Se sitúa delante de los alumnos y cerca de la pizarra para poder escribir. Solamente se acerca más a ellos, para indicarle como tienen que hacer los grupos. En la actividad individual, tampoco se mueve, está con una actitud más pasiva, sin ser el centro de atención y observándoles, pero no se sienta en la mesa, que está a su lado (Novillo: 10).

La utilización de signos no verbales para transmitir mensajes o para reforzarlos está muy presente en toda la clase (Novillo: 8). El vocabulario antes de decir ella la palabra intenta expresarlo a través de gestos y mímica dándoles pistas y tiempo para puedan decirlo ellos mismos. Otro caso en el que lo usa, es para la explicar la segunda actividad, en ese caso tiene el objetivo de ser lo más clara posible, ya que es una actividad individual en la que el alumno tiene que hacer un trabajo personal. En esta ocasión hace gestos con las palabras que ella considera claves, como “escribir” y “escuchar”. Pero queriendo ser muy clara, ralentiza su voz y vocaliza más de lo que había hecho a lo largo de la clase. Estas son unas modificaciones que se pueden dar en el discurso de un profesor cuando quiere ser muy claro y correcto (Nunan: 1991; en Giovannini et al., 1999, p.55).

A lo largo de toda la clase, la profesora tiene una actitud cercana y simpática, con la expresión facial relajada y sonriente, sus brazos y manos están siempre o bien moviéndose para acompañar a las palabras o los pone en los bolsillos.

Y por último, la pizarra es otro aspecto muy importante en la clase, ya que sirve de referente para los alumnos cuando tienen que tomar apuntes (Novillo: 19). En este caso, la profesora hace un esquema del vocabulario más importante. En el centro de la pizarra escribe el número sesenta y luego, a medida que los alumnos van diciendo palabras, ella las va escribiendo en flechas que salen del centro. Este esquema lo respeta hasta que con el último tema, que es el tema central de la canción lo deja en el espacio vacío que queda en la pizarra sin unirlo al sesenta escrito como todos los otros temas. En la pizarra no hay nada más escrito, por lo tanto, no hay confusión para los alumnos ya que ya saben que pertenece también a los años sesenta, pero en una situación descontextualizada podría crear confusión.

Esta actividad y la lectura del tema 2, me ha supuesto tener mucha más consciencia sobre mi misma y en la manera en la que doy clase. El uso de la pizarra y su distribución es un tema que aunque sabía que era importante no era una de las preocupaciones principales a la hora de dar una clase, pero ahora intento ser más consciente sobre cómo escribo y cómo lo distribuyo. Por otro lado, la corrección con efecto eco la uso mucho y uno de los propósitos para los próximos meses será intentar disminuirlo. También quiero intentar no hacer modificaciones en mi discurso de manera inconsciente y por lo tanto tener más control sobre como articulo mi discurso.

BIBLIOGRAFÍA:

Novillo, Paula y Minerva Caro, “Tema 2: La gestión del aula ELE” en Metodología de ELE: destrezas, actividades y técnicas.



He seleccionado esta muestra porque, según mi opinión, fue la primera vez que trabajamos de manera bastante directa el cómo estar en una clase y cómo comportarse. Normalmente cuando pensaba en dar clase, siempre pensaba en el contenido, en cómo explicarlo, en qué orden… pero cuando entré por primera vez en contacto con una aula, me di cuenta que también era muy importante saber cómo moverte, qué y cómo escribir en la pizarra, entre muchas otras cosas. Por eso, a esta actividad le ví una aplicación muy directa al trabajo que estoy haciendo ahora como auxiliar de conversación. Desde el momento en que empezamos ese módulo me focalicé durente unos dias en cómo me movía en el aula, qué hacía con los brazos...Pero sobre todo noté que empecé a ser más consciente de la importancía de la pizarra, y antes de cada clase, si sabía que tendría que escribir bastante me hacía un esquema mental de cómo lo escribiría, cómo lo estructuraría, también si la pizarra era grande o pequeña... Este aspecto lo sigo teniendo muy encuenta durante las clases aunque ahora ya me es más fácil de hacerlo sin pensar tanto.

Creo que este módulo en concreto es fácil de asimiliar y aplicarlo en el aulasi en ese momento te encuentras en la situación de estar dando clases mientras estas haciendo el master, ya que son conceptos muy prácticos. Por eso, creo que un logro seria su aplicación más immediata a cualquier tipo de clase, independientemente de qué tipo de clase estes dando, pero que puede limitar si no tienes la oportunidad de poner en práctica los conocimientos que has adquirido. Asi pues, creo que los conceptos mas importartes que he adquirido en este período de la formación es la importancia del lenguaje corporal en el aula y la estructuración de la pizara como herramienta de formación y de ayuda para los alumnos. 


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: